Vivamos sin Violencia

No se trata de aprender a vivir con la violencia
Comparto este comentario de la periodista Cary Díazde la Emisora artemiseña Radio Ariguanabo

En un mundo donde la violencia intrafamiliar y social crece cada día, y los menores de edad son sujetos cada vez más vulnerables, expuestos diariamente a la discriminación, los abusos y el uso de la fuerza, Cuba muestra al mundo otra realidad. La sociedad que construimos se perfecciona por ello el accionar de las organizaciones políticas y de masas dan prioridad al respeto ciudadano a la mujer, los niños y los ancianos y al enfrentamiento de las muestras de violencia que aún persisten y que pueden empañar los logros en este sentido.

Violentar la integridad física, psicológica o social de otra persona, utilizar la fuerza en las relaciones interpersonales de un sujeto sobre otro son algunas de las manifestaciones del ejercicio de una fuerza indebida de un sujeto sobre otro, experimentada como negativa y siempre con insospechadas consecuencias de las cuales incluso el individuo con el paso del tiempo aún conserva las huellas en la personalidad y lo revela en el modo de actuar dentro del seno familiar y social.

Los diferentes grados, niveles y concepciones de la violencia están en correspondencia con los valores, normas y creencias de cada país, época y clase social. La familia como célula fundamental de la sociedad no está exenta de la práctica de violencia y la violencia intrafamiliar es considerada como una forma de violencia social en tanto es una expresión de las relaciones sociales que acontecen a nivel particular.

Es lamentable la convivencia en una atmósfera tensa, carente de tolerancia que no deja margen al entendimiento y a la comunicación con actuaciones irrespetuosas, con abuso de fuerza ya sea de la madre, del padre o el tutor con prepotencia y que caracteriza a la violencia intrafamiliar como toda acción u omisión cometida en el seno de la familia por uno o varios de sus miembros. En las familias se reconocen diversas formas violentas en el modo de actuar o de vida así se considera a la violencia física como toda lesión física o corporal que deja huellas o marcas visibles; ésta incluye golpes, bofetadas, empujones, entre otras.

En la literatura se expresan otras formas de violencia como el abandono y la negligencia en los cuidados, dado por la falta de protección y cuidados físicos de los miembros de la familia que lo requieran, la falta de respuesta a las necesidades de contacto afectivo y estimulación cognitiva, falta de atención, descuido en la alimentación y vestuario necesario.

Todas estas formas de violencia pueden ser ejercidas por cualquier miembro de la familia independientemente de su edad, raza o sexo, pudiendo ser a la vez agente o víctima de la violencia. Según la literatura los grupos más vulnerables son los niños, mujeres, ancianos y discapacitados. Reflexionemos insultos, críticas permanentes, descréditos, humillaciones, silencios, entre otras; es la capacidad de destrucción con el gesto, la palabra y el acto. Pueden no ser visibles las huellas pero sus implicaciones son imborrables.

Debemos coincidir en que NO se trata de aprender a vivir con la violencia, sino a percibirla como un fenómeno controlable y transformable.  Somos responsables todos por ello tienen que intervenir los diferentes actores sociales. Las generaciones futuras tienen derecho a crear un mundo de paz, sin violencia lo que puede ser traducido en salud, bienestar y calidad de vida, llevemos estas preocupaciones al marco familiar, laboral y social; hagamos valer la ley así lo testifica el Código Penal.

Anuncios

Publicado por

Basta ya!!

Este pequeño espacio que nace hoy en la web será dirigido a búsqueda de alternativas para un cambio de mirada en cuanto a la igualdad social y por el avance hacia una sociedad más justa y menos desigual Pretendemos que este sea un espacio para la elaboración de nuevos discursos y nuevas formas de entender el mundo y la información que se brinda a las personas mediante la construcción de un discurso no sexista, que nos permita hablar de igualdad de derechos y oportunidades para mujeres y hombres, claro esto no implica, en lo absoluto, establecer una lucha de contrarios, ni estamos reclamando, ni queriendo quitarles a los hombres el espacio que ocupan dentro de la sociedad , sino igualar la condición del género humano, que es femenino y masculino, para verdaderamente ubicar a la mujer en la posición que también merece en la sociedad. Aquí queremos abordar temas tradicionales como la violencia de género, la sexualidad, los derechos humanos de las mujeres, masculinidad, y publicaremos algunos los mensajes de bien público, en fin cualquier idea que se nos ocurra siempre defendiendo la igualdad social y en la búsqueda de una sociedad más justa .

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s