Detenido por el asesinato de su esposa

_Prepárame la ropa que voy a salir.

Ella sin decir una palabra fue para el closet y buscó las prendas que sabía eran de su gusto para la ocasión.

_Él se vistió… No me esperes temprano… Voy a compartir con unos socios… Hazme algo bueno para la comida y que no se te olvide… que te pones a darle a la lengua y chismear todo el día y no haces nada…. Abrió la puerta y cerró de un portazo.

¡A compartir con unos amigos… La borrachera estaba asegurada! Ella quedó en casa sola y muy preocupada era sábado, y él salió como de costumbre, con unos amigos según él a “descargar el estrés” .

Estaba asustada en su mente se agitaban miles de interrogantes ¿vendrá borracho? ¿Estará´ furioso como siempre? ¿Qué puedo hacer?

Y como siempre no hizo nada, soportó aquel tormento todo el día y parte de la noche. Se recostó en la cama pero no logró conciliar el sueño. Pensó en cómo habían llegado a esa situación? No comprendía por qué soportaba tanto maltrato. Decidió cambiar de pensamientos y trató de evocar los momentos felices vividos, la alegría de la llegada de los hijos, los viejos tiempos.

Oye sus gritos y corre a abrirle la puerta, eran más de las dos de la madrugada, llegó completamente borracho, dando gritos y vociferando. Dio varios golpes en la puerta. P… abre esa puerta o la tumbo a patadas ¿Dónde rayos estas metida?

Trató de explicarle. Él no la escucha, se le encima y comienza a darle golpes, ella trata de protegerse, él la ofende, la golpea con saña, le da uno, dos tres….. puñetazos, ella grita…. Él la sigue golpeando… ella balbucea algo que él no entiende, casi sin fuerzas sale al patio… grita… y eso le pone más furioso…. Toma un madero, y con él le golpea … ella cae al suelo… le grita P…, B….. y otras palabrotas. Entra a la casa recoge el pulóver del piso y sale dejando la puerta abierta.

Algunos vecinos que acudieron por la algarabía lo ven salir y perderse por la esquina. La llaman, ¡Yuli!…. ¿Yuli?… ¿estás bien? ¡Sale ya se fue! Nadie responde… entran a la casa…, la buscan por todos lados, hasta que al fin la ven tirada en medio de un charco de sangre… ¿está viva llamen a una ambulancia? ¡Está muerta! Hay que llamar a la policía.

Sus hijos, amigos y vecinos la lloran. La policía investiga lo que pasó y va a buscarlo. Llegan a casa de sus padres. Buenas noches… ¿Pedro está en casa? -Esté durmiendo. – Lo despiertan… ¿Qué pasa? –Está detenido por el asesinato de su esposa.

Anuncios

Un comentario el “Detenido por el asesinato de su esposa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s