¡Cuidado!

Ayer en horas de la tarde cuando caminaba de regreso a casa me llamó la atención el llanto de un niño que sentado junto a su mamá suplicaba que lo dejara ir a jugar que él se iba a portar bien.

Así vino a mi mente las tantas veces que en mi infancia dije esa frase a los míos y recordé algunos castigos que nos imponía mi padre cuando discutíamos o nos entrabamos a golpes por cualquier bobería mientras jugábamos.

Recuerdo que en una ocasión mi hermana mayor y yo comenzamos a discutir y hasta algunos golpes nos dimos. Mi papá no nos golpeó ,  solo nos puso de rodillas una frente a la otra por mucho tiempo, no recuerdo cuanto, pero les aseguro que aprendimos la lección.

Pero bueno esta no es la historia que quería para hoy. Vuelvo al tema del pequeño que lloraba en el parque y es que a veces los adultos abusan de los niños, quieren que se comporten como ellos y se les olvidan que son pequeños que necesitan descargar esa adrenalina que llevan dentro, que tienen que jugar, correr ensuciarse y por qué no, hasta darse algunos golpes de vez en cuando para aprender las cosas de la vida.

Claro no es que vayamos a permitirles que sean indisciplinados. Tampoco digo que los dejemos solos mientras juegan, al contrario la disciplina y nuestro control son bien necesarios para que crezcan sanos y se conviertan en hombres de bien.

Por eso les digo que educar requiere paciencia y poder mostrar al niño o niña las alternativas de comportamientos más adecuados, pero esto solo se logra si somos un buen ejemplo para ellos.

Es importante también mantener una adecuada comunicación con el niño o la niña, exigirles siempre con amor, explicándoles para que comprendan el porqué de nuestras acciones y las consecuencias de su comportamiento, tanto para ellos como para los demás.

Los adultos tenemos que aprender a educar con el dialogo, la persuasión, agotar estos recursos antes de imponer un castigo a los hijos o las hijas. Y sobre todo tener mucho cuidado a la hora de imponer un castigo pues a veces queriendo corregir una conducta inadecuada, podemos ser los causantes de una afectación sicológica en el o la menor.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s