Insatisfacciones

Imagen

Con la ampliación del trabajo por cuenta propia en Cuba, y el otorgamiento de un mayor número de licencias para ejercerlo, se abrió un universo de mayores posibilidades laborales para muchas mujeres que antes estuvieron desvinculadas laboralmente. Esta opción laboral gana adeptos en el país en un momento de importante reordenamiento de la economía nacional.

Según información del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social la  provincia de Artemisa cuenta con más de 16 mil trabajadores por cuenta propia , de ellos casi 3 mil son del  municipio capital. Las cifras indican el auge de esta nueva opción de empleo en este territorio. Aquí las actividades más demandadas son la elaboración y venta de alimentos, transporte de carga y pasajeros, carretilleros o vendedores de productos agrícolas en forma ambulatoria, arrendadores de vivienda, productores vendedores de artículos varios de uso en el hogar y los mensajeros.

Hasta ahora el 73 % de las féminas cubanas que se desempeñan en el sector eran amas de casa antes de obtener sus respectivas licencias, otras previeron esta alternativa ante la posibilidad de ser declaradas disponibles en sus centros de trabajos, producto del Proceso de Actualización del Modelo Económico Cubano

Hasta aquí todo va muy bien, pero, No todo es color de rosa en lo que respecta a esta nueva modalidad de empleo. Me refiero a las cosas que aún quedan por resolver, a mi entender muy importantes, como lo es, la reorganización de los lugares donde estos trabajadores ejercen sus labores, garantizarles la disponibilidad de materias primas, herramientas de trabajo y otros recursos necesarios para prestar servicios a la población.

Primordial es también elevar la  fiscalización por parte de los organismos que deben controlarlos. Porque muchos vivos han visto en esto un filón para no trabajar y dedicarse a ganar dinero sin sudar, revendiendo productos que adquieren en las tiendas, o de otras formas un poco oscuras.

Pienso que solo con el control adecuado se evitaran ilegalidades como la compra de materias primas robadas a menos costo, las  ventas a precios que encarecen las mercancías y la proliferación de revendedores por doquier, que compran en las “shopings” artículos de plomería, albañilería o bisutería y suben los precios en dos o tres cuc, como si el dinero creciera en los árboles. Hay que parar a tiempo estas ilegalidades disfrazadas de “legalidad”, la falta de condiciones, de higiene y sobre todo, la reventa impune de productos.

Solucionar estas insatisfacciones con el trabajo por cuenta propia, la calidad en la atención al cliente, como dije antes, los precios cada vez más elevados de los artículos, gestionar capacidades en los círculos infantiles para las madres acogidas a esta nueva forma de empleo, sindicalizar a estos trabajadores  son prioridades a tener en cuenta en Artemisa si de verdad queremos que esta nueva opción de trabajo diversifique los servicios de la economía artemiseña y se revierta en una mejoría para todos por igual.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s