¡Me asusta, la soledad!

ancianos¡Ser viejo y estar solo en el mundo es lo peor que puede sucederle a una persona! ¡Prefiero morirme antes que quedarme solo y vivir en un asilo! Estas palabras, y otras parecidas las he escuchado y leído en variadas ocasiones. Pero no son solamente palabras, sino hechos.

Algunos personas afirman que la Soledad es un mal de la vejez, que todos tenemos al final de nuestro camino por la vida a la “amiga soledad” como la compañera de infortunios. Es cierto, que cuando se envejece ocurren con más frecuencia algunos problemas que contribuyen a la aparición del sentimiento de soledad. Pero envejecer no es sinónimo de enfermedad, sino una etapa de la vida, a la cual se puede llegar saludable, física y mentalmente  Envejecer es obligatorio, comienza desde el mismo momento en que nacemos y sólo se detiene con la muerte, pero no ocurre en cada uno de nosotros de la misma manera, ni en la misma edad cronológica.

Eso mismo pasa con la soledad en las personas. En mi opinión hay quienes son solitarios empedernidos, la llevan dentro desde niños, aunque estén rodeados por una multitud. Puede ser por problemas de carácter, desorientación familiar u otras causas que los conducen a separarse del mundo que los rodea. Así que ya lo sabe una persona sana, sólo por ser vieja, no es un ser solitario.

Conozco a muchas personas que gustan de la soledad para disfrutar de sus preferencias, sean musicales, literarias o de otra índole, y a otros tantos que necesitan estar siempre rodeadas de familiares y amigos para sentirse felices.

En ocasiones no es necesario estar sin compañía para sentirse inmensamente solo. En efecto, no es lo mismo estar solo que sentirse solo. Estar solo no es siempre un problema. Todos pasamos tiempo solo y nos viene bien para conseguir ciertos objetivos. A veces deseamos estar solos porque ciertas cosas no pueden hacerse si no es así. Evidentemente, la soledad deseada y conseguida no constituye un problema para las personas, incluidas las personas mayores.

Sentirse solo, en cambio, es algo más complejo ya que puede ocurrir incluso estando en compañía. En este sentido, la soledad es una experiencia que se produce cuando no estamos satisfechos o cuando nuestras relaciones no son suficientes o no son como esperábamos que fueran.

Según van pasando los años , las personas vamos sufriendo pérdidas que laceran nuestro espíritu. Al entrar en la Tercera Edad, son reales la muerte de amigos, parientes más cercanos, hasta de la pareja.

Otra causa que provoca el aislamiento en los ancianos puede ser la jubilación pues ella provoca un cambio radical en la vida de cualquier persona. Las relaciones sociales establecidas con los compañeros de trabajo desaparecen de un día para otro, se cambia de horarios, no se sabe qué hacer con tanto tiempo libre. La situación se puede agravar si el jubilado se ve apartado de la sociedad porque cree que ésta le considera inútil, sea o no cierto.

En otras ocasiones las dificultades con la transportación impiden la frecuencia de las visitas a los seres más apreciados por los ancianos. Y los problemas económicos que surgen a partir de la jubilación, con el decrecimiento de las finanzas personales también pueden afectar sus relaciones con otras personas. Al disminuir su poder adquisitivo muchos abuelos creen que una forma de gastar poco es salir poco. Sin embargo, existen centros sociales en los que pueden realizar muchas actividades que no suponen un esfuerzo económico.

Ante tales situaciones muchos ancianos sienten que han dejado de ser dueños de su suerte, porque dependen de sus parientes para subsistir. Otros son marginados, como objetos en desuso en su propio hogar. Algunos hasta se consideran despreciados después de la jubilación, por la disminución de sus ingresos, de sus privilegios como trabajador o profesional y se aíslan, sin presentar batalla a sus nuevas condiciones.

Cuando las personas envejecen, deben tomar conciencia de que entran a una nueva etapa en su existencia, y deben saber que lo más trascendental es mantener la calidad de vida.

Es importante sentirse útil y necesario, participar en la vida social de manera plena, para que si por un instante existió el sentimiento de soledad, este se elimine de su pensamiento.

Pienso, que es primordial afrontar la vejez con sus ventajas y desventajas. No evadirla, ni lamentarse. Soy viejo, bien, pues lo asumo. Ahora ¿debo comportarme como algo inservible? En lo absoluto, hay que descubrir los nuevos papeles que podemos desarrollar en esta edad o la manera de conservar los antiguos.

Con la edad hay más experiencia, ¿por qué no ofrecer ese conocimiento adquirido a través de los años, a otros más jóvenes que lo necesitan?

Los viejos no tienen por que estar aislados, son muchos en el mundo actual. Los estudios indican que en nuestro país las familias no se deshacen fácilmente de los mayores, confiándolos a las instituciones, sino que es común ver hogares con dos y tres generaciones conviviendo. Los abuelos y hasta los bisabuelos, no tan ancianos como antaño, son activos miembros de los núcleos familiares, porque pueden colaborar con los más jóvenes hasta, enseñarlos a envejecer.

El llegar a viejos tampoco limita el cursar estudios, integrar equipos deportivos, de turismo, de música, danza o de cualquier grupo afín a sus intereses. La vida no acaba si las personas al envejecer, emplean cada día en algo que las haga felices.

Vivir muchos años de manera plena requiere tanto de la razón como de la emoción. Si se disfruta de la relación con las personas que nos rodean, difícilmente encontraremos motivos para estar deprimidos o irritados. Menos aún optaremos por la soledad.

Si se asume una vida activa, dinámica, animosa, impulsada por motivos que le den sentido a nuestra existencia, si realizamos actividades interesantes y atractivas y mantenemos un nivel de participación social esforzada, es posible lograr la maravilla de un rejuvenecimiento y conseguir “atrasar” el reloj biológico. Esta es una buena oportunidad, no la dejemos ir y viviremos más y mejor.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s