Abuso Sexual

abuso sexualDentro del maltrato infantil, el abuso sexual es tal vez el más dramático, constituye un tema doloroso y muy duro de abordar. En nuestro país el Ministerio de Salud lo define como la participación de un niño, niña o adolescentes en actividades sexuales que NO está en condiciones de entender, inapropiadas para su edad y su desarrollo psicosexual, forzada con violencia o seducción.

Desde el año 1999, en Cuba se estableció que todo abuso sexual es un delito, se caracterizaron los distintos tipos y se definió lo que debe entenderse como violación, injusticia y abuso sexual. En cualquier sociedad es muy difícil de precisar la cantidad de veces en que ocurren los abusos sexuales contra las niñas y los niños, pues NO todos los casos son denunciados, ni solicitan atención especializada, además pueden ocurrir a cualquier edad en ambos sexos, aunque el mayor riesgo está entre 5 y 12 años.

Muchos padres y madres creen que deben tener mayor cuidado con las niñas que con a los varones, pero este es un gran error. Es cierto que las hembras resultan más afectadas que los niños. Sin embargo, no se deben establecer diferencias en el cuidado de los hijos e hijas por su sexo, pues ambos resultan igualmente afectados por el abuso sexual.

Bebemos estar siempre alerta pues por lo general los abusadores son personas adultas, en su mayoría, que tienen algún tipo de vínculo con la víctima. También pueden ser adolescentes mayores que casi siempre viven en el entorno familiar o muy cercano a los infantes. Esto hace que aumenten los sentimientos de culpa en los violados.

Muchos de los niños y niñas violados en ocasiones cuentan lo ocurrido a sus padres, madres, hermanos o algún familiar. Pero otros se mantienen en silencio durante un tiempo por no tener conciencia de lo que les pasa, por sentirse culpables o por miedo a los efectos de revelar “su secreto”.

El abuso sexual puede ser una experiencia muy traumática, por lo que madres y padres debemos conocer algunas manifestaciones que alertan acerca de que ocurrió este hecho, aunque no son exclusivas de este tipo de maltrato infantil.

Los niños y niñas que han sido víctimas de abuso sexual suelen mostrar resistencia ante la invitación de visitar lugares o permanecer con personas con las que ha mantenido una buena relación.

En casi todas las victimas de abuso sexual son manifestaciones comunes las dificultades en el aprendizaje, las pesadillas, el miedo a dormir solos; poco o mucho apetito; exigir un exagerado aseo del cuerpo o No querer hacerlo. También suelen presentar cambios frecuentes de estado de ánimo, una curiosidad sexual excesiva o un vocabulario sexual NO apropiado para la edad.

SI un niño o una niña revelan que han sido víctima de algún tipo de maltrato sexual no dude nunca en apoyarlo y acompañarlo. Ante esta situación es aconsejable buscar orientación y atención especializada en las consultas de Pediatría y de Psiquiatría Infanto-Juvenil de los diferentes niveles de atención en salud ,en las Casas de Orientación a la Mujer y la Familia de la Federación de Mujeres Cubanas, en los Centros de Referencia de divulgación de los derechos de niñas, niños y adolescentes de las direcciones de Justicia y las Comisiones de Educación Sexual de cada territorio,

Recuerde siempre que la familia está en el deber de denunciar estos hechos en la unidad de la Policía Nacional Revolucionaria de su localidad que es la encargada de dar curso legal al caso para que los agresores reciban el castigo que merecen. Resulta alarmante ver que muchos agresores infantiles quedan impunes por que los familiares de las victimas no los acusan ante los tribunales. Este es un error en el que no se debe caer pues así propiciamos que el delincuente quede libre y siga violando a otros niños.

Les recomiendo algunas medidas que podemos adoptar con nuestros hijos para evitar el abuso sexual, lo primero es educar a niños y niñas en el autocuidado y que sean capaces de solicitar ayuda en caso necesario.

Es necesario que se enseñe a los niños a decir que no ante aquellas circunstancias en que se sientan incómodos, obligados o desconfiados. Tenemos que enseñarles que si se sienten amenazados sean capaces de identificar a una persona confiable y comunicar lo que le sucede. Debe ser capaz de decir NO, por ejemplo, si un extraño lo invita a subirse en su auto, no puede ni debe hacerlo, en ese caso siempre debe decir NO y eso somos nosotros los responsables de que ellos y ellas lo hagan.

Para evitar que en nuestra familia ocurran casos de abuso sexual infantil le recomendamos dedicar diariamente tiempo para observar y escuchar a nuestros hijos e hijas, hablarles acerca de la sexualidad con naturalidad, confianza y seguridad; explicarles sus derechos acerca de su cuerpo y enseñarles que nadie tiene la potestad de tocarlos o mirarlos de manera que a ellos no les agrade. Otro aspecto importante es brindarles confianza nuestros hijos y advertirles que nunca deben guardar secretos que los lastimen o dañen.

El Código Penal cubano sanciona severamente a aquellas personas que violan los derechos humanos de niños y niñas. La protección de la infancia es uno de los principios del Estado Cubano.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s